domingo, 23 de diciembre de 2012

2.

Capitulo 2


Llegue a casa a eso de las nueve, justo para cenar un poco de pan que había sobrado y un trozo de carne que llevaba varias semanas con mala pinta.Me arrastre a la habitación con desgana, Grace me había dejado preocupado, su actitud, su rechazo a mi perdón... quizás ya la había perdido.Me tumbe en la cama, y mire al techo, lleno de humedades y marcas de una pelota, no había ni tele ni radio ni internet, estábamos totalmente incomunicados acerca de lo que estaba ocurriendo en la guerra, sin embargo,de vez en cuando llegaba un par de hombres, que estaban de paso y nos contaban las atrocidades que habían visto, las noches en vela que han pasado y la cantidad de personas que han perdido la vida.

En poco minutos me deje llevar y mi mente empezó a jugar con ideas de mi subconsciente. Imágenes de guerras que no había vivido, de besos que no había dado y de cosas que no había comido llenaron mi mente en lo que quería suponer que era un sueño, tan real, casi podía dolerme cada muerte, casi podía saborear cada beso y degustar cada bocado, como si estuviera allí. Volvían ser las diez y miraba a la mancha de techo como el que mira el horizonte, centrado en sus pensamientos sin prestar atención a lo que le rodea.
Hoy me tocaba trabajar en la fabrica, la pequeña ciudad en la que vivía se sustentaba de una gran fabrica implantada por el estado donde se producía el aporte nutricional que cada mañana era compañero de desayuno.
La fabrica permitía al estado un control masivo de las vidas de los ciudadanos,aportaban además de un sueldo, una infinidad de controladores que vagaban por la ciudad sin descanso.A pesar de todo esto y tras lo ocurrido en otras ciudades, no estaba nada mal eso de tener un poco de vigilancia extra, aunque limitara nuestros movimientos , la protección era lo primero.
Salí por la vieja puerta trasera del granero y pase de largo la cafetería,  me quedaba un buen trecho hasta llegar a la fabrica así que me puse a contar en voz baja, nada en especial, numero sueltos, sigo sin saber porque me relajan tanto los números.
A lo lejos vi a alguien atándose los cordones, alto, de complexión delgada, de mi edad diría yo.Pelo castaño con un corte militar y un gran petate a las espaldas, o iba a alistarse, o era mecánico en la fabrica.El mono verde de la sección de cañerías lo delató, yo mismo pensé en meterme a fontanero, pero mi madre insistió en que me quedara con el trabajo en la fabrica, más seguro y por el mismo sueldo.

-Dos, cuatro, siete, seis...dos, cuatro,siete.....dos, cuatro...
-¿Que vas mascullando Ethan?
-Oh, nada en especial...¿Jeremy verdad?
-Si, encantado soy el nov...
-Se quien eres, Grace y yo somos amigos desde hace bastante, aunque ahora...
-Las mujeres son así, no le busques sentido a las cosas.
-Puede

Una manzana más y se despidió con una leve palmada en la espalda, me quedaban unos cinco minutos para llegar a la fabrica y al llegar me encontré con la puerta delantera cerrada, no había llegado tarde, de eso estaba seguro.
Me toco rodear la alambrada hasta llegar a un puerta trasera, que esta vez si, esta abierta.No había puesto un pie dentro cuando Gary, el jefe de sección me pego un grito

-Ethan, que rayos haces?!
-Oh, Gary, la puerta delantera esta cerra...

Y girando lentamente mi cabeza señale una gran puerta metálica, abierta de par en par con cientos de trabajadores agolpándose para entrar. La mañana transcurrió tranquila, sin mas incidentes, salvo que, cuando volvía hacia casa, los vi.Grace y Jeremy, cogidos de la mano....lo que me faltaba.











Si te perdiste el anterior capitulo puedes leerlo dándole click aquí.

No te olvides de comentar si te ha gustado y de visitar el resto de entradas del blog.




2 comentarios:

  1. Ya me he enganchado a esta historia, ¿ves? Esto no puede ser. No te imaginas lo bien que te ha quedado el segundo párrafo, me ha enamorado eso de "Imágenes de guerras que no había vivido, de besos que no había dado y de cosas que no había comido llenaron mi mente en lo que quería suponer que era un sueño, tan real, casi podía dolerme cada muerte, casi podía saborear cada beso y degustar cada bocado". Escribes genial, así que no dejes nunca de hacerlo.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, yo estaba por mencionarte las mismas líneas que Daw, pero no voy a repetirlo.
    A mí también me tienes enganchada. La temática es perfecta y caracterizas todo a la perfección, tanto los lugares como las personas. Sigue así, Raúl :3

    PD: ¿Jeremy? Pues lo que nos faltaba también a nosotros. -.-

    ResponderEliminar

Una espina menos.