domingo, 16 de diciembre de 2012

1.

Capitulo 1


Me levanté sobre las diez de la mañana, como cada día  hace frío en aquella estancia de no mas de dos metros de ancho a la que mi madre solía llamar "habitación".Tampoco me podía quejar, desde que la guerra había acabado, miles de familias se vieron obligas a pedir ayuda, un hogar e incluso algo que llevarse a la boca.Mi madre era de las previsoras, mucho de antes de que se viniera venir mando ami padre construir un pequeño sótano bajo del viejo granero.
Me incorpore y cogí del suelo aquel pequeño trozo de espejo que restaba de uno más grande que teníamos en la casa antigua, me mire en el y vi aquellos cabellos alborotados y de color negro caoba, que mi hermana, cada día , decía que volvía locas a todas las chicas.
-Ethan cariño a desayunar!
El desayuno era siempre lo mismo, dos dedos de leche, un trozo de pan duro del día anterior y varias cucharadas de lo que el gobierno llamaba "aporte nutricional", que solo hacia que palidecer mi ya blanca piel.En dos mordiscos y un par de sorbos acabe el desayuno y corrí a vestirme.
Abrí un viejo arcos y cogí lo primero que vi, una camisa, a cuadros, de tonos verdes.Me encantaba esa camisa, era de mi padre y era de las pocas cosas que conservaba desde que se fue a la guerra, me abroche cada botón con cuidado, como con miedo a romperlos,estaban lacrados y brillaban, cuando ya estaba abrochándome el ultimo botón escuche a mi madre andar por el pasillo.
-¿Con quien has quedado?
Mi madre siempre había sido guapo, tenia el pelo largo, rubio, pero ahora lo llevaba recogido en una trenza, a pesar de eso, su cara tenia un brillo especial, libre de marcas de edad y con esos ojos verdes que miran dentro de ti.
-He quedado con Grace mama
-Quien es Grace?
-la hija de la señora Soouliban, los que viven a dos manzanas nuestras.Iba a clase con ellas antes de que..
El silencio se hizo entre los dos, imágenes de fuego, miedo y muerte inundaron nuestras mentes junto con la posibilidad de un marido y un padre muerto luchando por una causa que traía a todo el mundo de cabeza.
-No sabia que los señores Soouliban tuvieran una hija, pásalo bien.
-Seguro
Fui a ver a Claire, seguía dormida, a sus 12 años ya estaba echa toda una mujercita, había madurado demasiado pronto y todo eso había dejado marca en ella.Le di un beso en la frente y salí por la puerta de atrás de aquel viejo granero.
Tarde apenas cinco minutos en recorrer las dos manzanas que me separaban de casa de Grace, llegue a a su portal y allí estaba, esperando, sentada en el bordillo de la calle.Unos pantalones ajustados, una blusa blanca y el pelo castaño suelto, que le llegaba hasta los hombros.
Un par de tímidos besos fue nuestro saludo y enseguida empezamos a andar.
-Estas muy guapo
-La camisa es de mi padre.









No hablamos más hasta llegar al único sitio al que podríamos llamar "cafetería", cuatro paredes medio derrumbadas, sin techo alguno donde te servían un café instantáneo frío por un precio abusivo.
-Dos cafés y un bollo de canela
-37 sigmas
Con las dos tazas en una mano y el bollo en la otra me dirigí hacia donde estaba sentada Grace.dos sorbos de aquel liquido insípido y me sentía tranquilo, era lo más parecido a hogar que teníamos por aquí  y después de lo ocurrido, el hogar es lo que mas extrañas.Con cada sorbo me perdía mas y mas en mis pensamientos, hasta que sin darme cuenta me encontraba frente a Grace poniendo caras.
-Vuelves a estar pedido allí arriba, si ves a Ethan, dile que baje, que le estoy esperando.
-Idiota.
-¿Que hay en ese melón que tienes por cabeza?
-Nada bueno, te lo aseguro.
-Nunca me cuentas nada Ethan, ¿seguimos siendo amigos?
-¿Acaso lo dudas?Se que hemos estado distanciados durante un tiempo, que desde que empezaste a salir con Jeremy, pero yo quiero que volvamos a estar como antes, esos dias en los que venias a mi casa sin avisar o yo a la tuya por el simple echo de molestar al otro.
-Tu y tus formas de pedir perdón.
Agacho la cabeza, miro su taza y suspiro.Estaba guapa, la veia guapa y no se porque.Me miro fijamente, con sus ojos marrones, casi negros.
-Me tengo que ir, mañana nos vemos.
Y sin poder decir ni una sola palabra se marcho del local, dejando tras de si un olor dulce y a la vez amargo que me recordaba al otoño.





3 comentarios:

  1. Raul,me ha encantado.¿COMO PUEDES ESCRIBIR TAN JODIDAMENTE BIEN?Me he metido mucho en la historia y es como si estubiera en esa epoca,y los nombres enamora.Ethan y sobre todo Claire afsgdjg.Una historia de amor entre Ethan y Grace y ella con novio.Que intriga pon el siguiente capitulo pronto pls.E(re)s genial.Clari

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver, petardo. Que escribes muy bien. Que yo no soy nada romántica y que este tipo de temática no es mi fuerte pero lo que se refiere a escribir en sí, me gusta. Sí, tiene razón Mir, pero también te entiendo a ti. El escribir rápido es incompatible con la ortografía perfecta, acostúmbrate a darle un repaso cuando acabes, así no habrá Mir que te rechiste nada JAJAJAJA Es broma lo haces muy bien.
    :) Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  3. No sé si es que no habías escrito tanto cuando me lo has enviado o se ha enviado mal o qué... Pero yo me había quedado en lo de Claire, y lo último me ha dejado todavía más sin palabras. Me encanta, Raúl. En el último párrafo has concentrado perfectamente la sensación de angustia de estar enamorado de tu mejor amiga y que ella, además, esté con otra persona. Genial.

    Sigue así, tú sí que eres grande :)

    ResponderEliminar

Una espina menos.