martes, 12 de febrero de 2013

La sabana fría, la habitación a oscuras, se levanto a por agua y a tientas llego a la cocina.de vuelta en su cama,el teléfono era lo único que alumbraba la habitación  debían ser las dos de la mañana y la tele ya estaba apagada, el piloto rojo jugaba con las sabanas dando formas exageradas.
'¿Que tal el día?' preguntó desde la cama, 'Ha sido un día más, sinceramente, no se que contarte'. Cogió los cascos, que tantas noches le habían acompañado fieles a su reclamo, se puso la música bien baja, la banda sonora de su vida.


'Hacia tiempo que no hablábamos'

'Hace tan solo unas horas, idiota'

'Se me han echo eternas'


La conversación sigue, cada uno desde su cama, mirando fijamente únicamente sus pantallas.La distancia los separa , la esperanza los confunde, simplemente son unos incomprendidos a los que el amor une




4 comentarios:

  1. Muy bueno. Me encantó, de verdad. Tenes una forma tan sencilla de escribir, pero tan poderosa que despierta todos los sentidos; y dice mucho de vos. Por cierto, leí tu descripción. Me sentí muy identificado. Aunque todos tenemos algo que nos hace únicos, creo que compartimos todos los puntos que expresaste. Es muy bueno encontrar gente como vos. Bueno, me gustó tu blog y te sigo. Espero que pases por el mío.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me acabo de enamorar de tu blog de una forma que no es normal. Y de tu historia. Y de tus entradas. No entiendo porqué no tienes 3271289312 seguidores, la verdad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Haces que cada parte de mi cabeza reaccione y ponga los cinco sentidos en lo que he leído tuyo. Me gustaría ver qué más cosas escribes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Una espina menos.