sábado, 23 de marzo de 2013

Sociedad.

Se despierta como cada mañana, cansada de no dormir nada.Se arrastra hasta la cocina con sus pies tocando el frió y lejano suelo, deberán ser las siete y ella ya esta de pie. Una sudadera como pijama y el móvil en su mano. Tan solo dos sorbos de café y ya no puede mas, se arrastra de nuevo hasta el cuarto y empieza a arreglarse  se pone su mejor ropa, es un día normal, pero le apetece salir guapa a la calle, se pinta, no mucho, lo justo, ella no es de esas chicas que se maquillan excesivamente. Manga larga, por supuesto, sale a la calle radiante, con ganas de empezar un nuevo día.
Sala a la calle y solo encuentra criticas

¿ Sonríe? Es falsa
¿No sonríe? Es una amargada
¿Va con algún chico? Fresca
¿Va sola? Estrecha
¿Manga larga? Se corta
¿Manga corta? Le gusta enseñar.

La sonrisa desaparece, da lugar a las lagrimas, otro día mas pasa, sin que ella pueda hacer nada por esta sociedad sin medida ni causa.



5 comentarios:

  1. Lamentablemente, todo es criticado. Todo es malo por algo, todo tiene un mal motivo.
    Todos juzgan a todos en lugar de conocer.
    En fin, me encanta la entrada y creo que tienes mucha razón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. La cruda realidad. Llevas toda la razón aunque lo mejor es ignorar lo que dicen jajaja Porque te juzgan hasta por respirar -.-

    Un beso,
    Ana.

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto lo que decís. Pero últimamente me di cuenta de que hay que tratar de dejar pasar todas esas críticas. Al fin y al cabo, uno debe permitirse ser uno mismo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Ay, Raulillo. Siempre me gustó tu estilo, porque es todo como muy delicado. Incluso cuando criticas la sociedad de hoy día parece que, de repente, todo se vaya a romper, como las esperanzas de la protagonista.

    Un saludo,
    Yaiza.

    ResponderEliminar
  5. Últimamente es complicado encontrar blogs que valgan la pena y donde se escriba algo que merece ser leído, y parece que he encontrado uno.
    Lo que has escrito es simplemente tal y como es.

    Un beso,
    Ane.

    ResponderEliminar

Una espina menos.